EL HOMBRE DE PAIJÁN


EL  HOMBRE  DE  PAIJÁN

Restos del Hombre de Paiján.
Restos humanos han sido erosionados de la superficie del campo arqueológico  de pampa de los fosiles13 unidad 2, dos tumbas fueron excavadas por Chauchat y Dricot en 1975. Ellas estaban situadas en lo alto de una loma. El estudio antropológico fue hecho por Jean Paul Lacombe, MD, laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Bordeaux.
La primera tumba es de un muchacho de 12 a 13 años, echado a su costado izquierdo, cabeza al noreste, con las manos sujetadas cerca a la cara. Una vértebra de pez perforada se ha encontrado cerca a la tumba y probablemente fue usada como pendiente.
La segunda tumba está más o menos a 1 metro de la otra. Es de un adulto probablemente un hombre joven, echado de lado derecho, cabeza al sudeste, manos cruzadas en la zona púbica. Los huesos están marcados con líneas marrones debido a la putrefacción de la materia. El cadáver ha sido colocado en una capa de brazas y parcialmente cubierto por otra capa de carbón y cenizas. El dato de carbono 14 se obtuvo precisamente del carbón de la capa inferior.
Podríamos decir, entonces, de este hombre de Paiján que sería (junto a los de Lauricocha – PERÚ y Lago Santa – BRASIL) uno de los esqueletos humanos más antiguos de América, lo cual deja en claro el rápido poblamiento del hombre a su arribo al nuevo mundo. Trátese quizás, de que hubiese alguna desarticulación de la Amazonía durante el pleistoceno tardío. Los estudios del paleo clima nos lo dirán.
                
    Imagen  de cadáver  adulto             Imagen de cadáver  adolescente Paijanense.

EDAD DE PIEDRA O PERIODO LÍTICO
Vivieron durante la Edad de piedra o periodo Lítico, hace unos 10 mil años, cuando en nuestro territorio no existía actividad productiva alguna. Para sobrevivir, el antiguo PAIJANENSE transformo las piedras de los cerros en finas puntas de proyectil, que junto a su lanza, le facilito las faenas de caza para asegurar su almacenamiento y establecer su habitad en gran parte del desierto peruano por muchos años.
Desde la época pre inca, las actividades más importantes a las que se dedicaban los antiguos pobladores fueron la pesca y la agricultura. Los indios que habitaban desde sus orígenes PAIXAN (paraje de árboles - agua y sol ) y que hablaban el CAREAGA, fueron pescadores por excelencia, virtud que fueron transmitiendo de generación en generación, Hábiles en el manejo del patacho o caballito de totora (especie de canoa hecha a base de una planta acuática oriunda de la zona llama hinea - enea ) y el chinchorro (red artesanal de pesca ) eran amos y señores de las aguas de la playa "EL MILAGRO", que dista unos 20 Km de PAIJAN.

LAS PUNTAS PAIJÁN
Tienen una forma especial, punta larga con un pequeño pedúnculo o soporte para ser amarradas a una lanza. Este tipo de puntas se encuentran desde el departamento de la Libertad hasta Ica. Sobre su uso existen muchas teorías. El especialista en el paijanense Claude Chauchat cree que estas puntas fueron utilizadas como lanzas para cazar peces, pues su punta muy delgada no permitía cazar animales de piel más dura.
La industria paijanense de la costa fue una sola. La mayoría de arqueólogos han puesto en duda que las “hachas de piedra” que encontró Edward Lanning en Chivateros (valle del río Chillón, Lima) fueran herramientas acabadas. Todo indica que estas piedras eran en realidad núcleos escogidos de las canteras que fueron utilizadas para hacer las puntas Paiján.

                            




Estos instrumentos de 12 a 15 cm. de largo fueron utilizados por pescadores y cazadores del Holoceno Temprano.
El arqueólogo Luis G. Lumbreras sostiene que este complejo forma parte de una gran tradición lítica que es llamada “Paijanense”. Forman parte de esta tradición sitios arqueológicos como: El Inga (Ecuador), La Luz-Ancón (Lima), y Paiján (La Libertad). En el Paijanense predominaron puntas pedunculadas bifaciales de alta calidad así como cuchillos y raederas unifaciales.

CAZADORES DE TIGRES  - DIENTES DE SABLE


El 2009 un grupo de investigadores encontraron en la zona de pampa de los fósiles (Pacasmayo, La Libertad) el cráneo de un smilodon o tigre dientes de sable y un eohippo (antecesor del caballo). Los hombres de Paiján llegaron a conocer al tigre dientes de sable y se sugiere que practicaron su cacería. Hacía el 8,000 a.C. este animal ya había desaparecido y los paijanenses se dedicaron a la recolección marítima y la pesca.